miércoles, 20 de marzo de 2013

EL COLOR DE LA EMOCIÓN

Este mes:  HABILIDADES COMUNICATIVAS.
Nos vamos a centrar más en el Lenguaje corporal, la coherencia del lenguaje verbal  y los gestos que realizamos, la escucha activa y la comunicación asertiva.

Encontré este artículo: EL COLOR DE LA EMOCIÓN  del blog
https://www.facebook.com/pages/Bijapi-vive-com-pasi%C3%B3n/284725304965076

Aquí os lo dejo:
       Ya desde tiempos antiguos se viene asociando el color al estado de ánimo, por tanto a las emociones. De tal manera que los expertos en la Psicología del Color aseguran que cuando estamos anclados en un episodio de estrés o tristeza, el hecho de ponernos ropa de un color determinado o cambiar el color de las paredes de casa, ayuda a salir del estado emocional adverso en el que nos encontramos.
     Cada color tiene un significado en nuestro subconsciente, a él le asociamos toda una serie de virtudes y valores que tienden a ir de la mano de la cultura en la que vivimos. 
      Por tanto, cada color tiene una capacidad de expresión, aporta un significado a la persona que lo está percibiendo y provoca una emoción, un reacción positiva o adversa dependiendo del caso.

       Aquí se hablará de las sensaciones y emociones que provocan los colores desde el punto de vista de la cultura occidental. Casi todos ellos pueden ejercer una emoción doble, es decir, pueden conllevar tanto sensaciones positivas como negativas. 

EL ROJO

Se asocia a personas extrovertidas y un tanto impulsivas que no dan mucha importancia a la reflexión.
Indica pasión, sexualidad, ímpetu, fuego y sangre. Ejerce una influencia fuerte sobre el estado de ánimo de una manera positiva como puede ser que te da la fuerza para enfrentarte a tus miedos y mostrar seguridad en ti mismo, o de una manera negativa puesto que puede dar lugar a actitudes agresivas.
Disciplinas como la cromoterapia aseguran que aumenta el pulso y el ritmo cardiaco por lo que puede resultar agotador al final del día.

EL NARANJA

Se asocia con la elocuencia y la alegría. Aumenta el optimismo, la seguridad en uno mismo y la confianza, dando lugar al equilibrio emocional. Por tanto es un color ideal cuando tenemos problemas de autoestima. Disminuye la fatiga y estimula el sistema respiratorio. Ideal para lugares donde la familia se reúne para conversar y disfrutar de la compañía.

EL AMARILLO

Se asocia a la sabiduría, la inteligencia, la rapidez mental y la creatividad en cuanto a su vertiente positiva. En cambio respecto a su vertiente negativa simboliza la irla, la envidia, los celos y la traición. Tonos amarillos calientes pueden calmar ciertos estados de nerviosismo.

EL VERDE

Es un color que se utiliza como sedante. Simboliza la esperanza, la estabilidad, la fecundidad, lo que ha de venir. Representa al equilibrio, ayuda a sentirse más tranquilo y sereno. Se suele utilizar en casos de insomnio, fatiga, jaquecas, excitabilidad nerviosa, ya que disminuye la presión sanguínea y baja el ritmo cardíaco. Pero también tiene un lado más negativo y es que puede significar locura.

EL AZUL

Pertenece a la gama de los colores fríos pero es un color que transmite serenidad, confianza, calma y tranquilidad, eso sí una sobreexposición al mismo puede conllevar a estados de tristeza, melancolía, depresión y fatiga. Normalmente se aconseja que se combine con colores cálidos para encontrar el equilibrio emocional. Se usa en ambientes que lleven al inviten al reposo.


EL VIOLETA

Representa el misterio. Se asocia a la intuición y la espiritualidad. Las personas que visten este color tienden a ser personas empáticas y afectivas, con tendencias artísticas y creativas. Es un color que disminuye la angustia, las fobias y el miedo.

EL BLANCO

Representa a la alegría, la pureza, la paz y la fe. Se asocia a la inocencia y al amor puro. Denota confianza, estimula la humildad y la imaginación creativa, pero a la vez inmadurez dependiendo del contexto en el que nos movamos.

EL NEGRO

Es el color al que se le asocian más características negativas como por ejemplo el dolor, la desesperación, la tristeza, la melancolía, la infelicidad, la irritabilidad, lo oculto; pero a la vez es el color de la elegancia, la seguridad y la sobriedad.

EL GRIS

Se le tiende a considerar como un color neutro por lo que tiende al equilibrio y el orden. Expresa elegancia y respeto, pero a la vez puede denotar aburrimiento y vejez.

Por todo ello es aconsejable ir jugando con los colores en ropas, adornos, decoraciones, etc… para ir equilibrando las emociones y poder llegar al bienestar. Es una manera creativa de conocernos a nosotros mismos y mostrarnos ante los demás.
Foto: EL COLOR DE TU EMOCIÓN
 
Ya desde tiempos antiguos se viene asociando el color al estado de ánimo, por tanto a las emociones. De tal manera que los expertos en la Psicología del Color aseguran que cuando estamos anclados en un episodio de estrés o tristeza, el hecho de ponernos ropa de un color determinado o cambiar el color de las paredes de casa, ayuda a salir del estado emocional adverso en el que nos encontramos.
 
Cada color tiene un significado en nuestro subconsciente, a él le asociamos toda una serie de virtudes y valores que tienden a ir de la mano de la cultura en la que vivimos. Por ejemplo, mientras que en España el amarillo en ciertos ámbitos se considera un color de superstición, en Perú es el color con el que reciben la llegada del nuevo año para que éste les sea más próspero. En Japón, y en la mayor parte de los países islámicos el blanco por ejemplo, simboliza la muerte.
 
Por tanto, cada color tiene una capacidad de expresión, aporta un significado a la persona que lo está percibiendo y provoca una emoción, un reacción positiva o adversa dependiendo del caso.

Aquí se hablará de las sensaciones y emociones que provocan los colores desde el punto de vista de la cultura occidental. Casi todos ellos pueden ejercer una emoción doble, es decir, pueden conllevar tanto sensaciones positivas como negativas.
 
EL ROJO
 
Se asocia a personas extrovertidas y un tanto impulsivas que no dan mucha importancia a la reflexión.
Indica pasión, sexualidad, ímpetu, fuego y sangre. Ejerce una influencia fuerte sobre el estado de ánimo de una manera positiva como puede ser que te da la fuerza para enfrentarte a tus miedos y mostrar seguridad en ti mismo, o de una manera negativa puesto que puede dar lugar a actitudes agresivas.
Disciplinas como la cromoterapia aseguran que aumenta el pulso y el ritmo cardiaco por lo que puede resultar agotador al final del día.
 
EL NARANJA
 
Se asocia con la elocuencia y la alegría. Aumenta el optimismo, la seguridad en uno mismo y la confianza, dando lugar al equilibrio emocional. Por tanto es un color ideal cuando tenemos problemas de autoestima. Disminuye la fatiga y estimula el sistema respiratorio. Ideal para lugares donde la familia se reúne para conversar y disfrutar de la compañía.
 
EL AMARILLO
 
Se asocia a la sabiduría, la inteligencia, la rapidez mental y la creatividad en cuanto a su vertiente positiva. En cambio respecto a su vertiente negativa simboliza la irla, la envidia, los celos y la traición. Tonos amarillos calientes pueden calmar ciertos estados de nerviosismo.
 
EL VERDE
 
Es un color que se utiliza como sedante. Simboliza la esperanza, la estabilidad, la fecundidad, lo que ha de venir. Representa al equilibrio, ayuda a sentirse más tranquilo y sereno. Se suele utilizar en casos de insomnio, fatiga, jaquecas, excitabilidad nerviosa, ya que disminuye la presión sanguínea y baja el ritmo cardíaco. Pero también tiene un lado más negativo y es que puede significar locura.
 
EL AZUL
 
Pertenece a la gama de los colores fríos pero es un color que transmite serenidad, confianza, calma y tranquilidad, eso sí una sobreexposición al mismo puede conllevar a estados de tristeza, melancolía, depresión y fatiga. Normalmente se aconseja que se combine con colores cálidos para encontrar el equilibrio emocional. Se usa en ambientes que lleven al inviten al reposo.

 
EL VIOLETA
 
Representa el misterio. Se asocia a la intuición y la espiritualidad. Las personas que visten este color tienden a ser personas empáticas y afectivas, con tendencias artísticas y creativas. Es un color que disminuye la angustia, las fobias y el miedo.
 
EL BLANCO
 
Representa a la alegría, la pureza, la paz y la fe. Se asocia a la inocencia y al amor puro. Denota confianza, estimula la humildad y la imaginación creativa, pero a la vez inmadurez dependiendo del contexto en el que nos movamos.
 
EL NEGRO
 
Es el color al que se le asocian más características negativas como por ejemplo el dolor, la desesperación, la tristeza, la melancolía, la infelicidad, la irritabilidad, lo oculto; pero a la vez es el color de la elegancia, la seguridad y la sobriedad.
 
EL GRIS
 
Se le tiende a considerar como un color neutro por lo que tiende al equilibrio y el orden. Expresa elegancia y respeto, pero a la vez puede denotar aburrimiento y vejez.
  
Por todo ello es aconsejable ir jugando con los colores en ropas, adornos, decoraciones, etc… para ir equilibrando las emociones y poder llegar al bienestar. Es una manera creativa de conocernos a nosotros mismos y mostrarnos ante los demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada